Published on:

Segundo Juicio Hoy Contra C.R. Bard por Malla Transvaginal

dreamstime_s_23682073-200x283El primer juicio federal de malla transvaginal otorgó $2 millones a Donna Cisson la semana pasada. Ahora viene el segundo de los cuatro casos bellwether. El caso de Wanda L. y Greg T. Queen versus C.R. Bard comienza hoy.

Entonces, ¿qué es un caso bellwether? Por definición, es un término legal para un “indicador de las tendencias futuras.” Las cortes adoptarán un enfoque bellwether cuando existe un gran número de demandantes con el mismo tipo de reclamos y no hay otra manera que las cortes puedan manejar este gran número de casos. Por lo tanto, la gran cantidad de casos de malla transvaginal pronto estarán en marcha.

En este caso particular, Wanda fue implantada con el Sistema de Soporte Sintético Bard Avaulta Solo Anterior durante la cirugía usada para tratar el prolapso de órganos pélvicos. La cirugía fue realizada por la Dr. Elizabeth Barbee en el Centro Médico de Wake, en Raleigh, Carolina del Norte. Debido al dispositivo médico transvaginal implantado en ella, Wanda alega que ha experimentado un horrendo dolor mental y físico y mucho sufrimiento – e incluso deformidad física. Adicionalmente, ella “ha sufrido o sufrirá una cirugía correctiva o cirugías y ha sufrido deterioro físico en las relaciones con su esposo, el demandante Greg Queen.”

Los siguientes cargos son las bases para el caso:

Cargo # I – Negligencia

El fabricante tiene la responsabilidad de “cuidado razonable” en el diseño de la etiqueta del producto y embalaje, y en la venta del producto. Debido a la negligencia del demandado, Wanda ha experimentado y seguirá sufriendo graves lesiones personales, estrés emocional, financiero o pérdidas económicas, incluyendo pero no limitado a los servicios médicos y gastos, pérdida de salarios actuales y futuros y otros daños.

Cargo # II – Estricta Responsabilidad por el Defecto del Diseño

El producto no ha sido razonablemente seguro para el uso al que fue destinado y estaba defectuoso. Como resultado, Wanda sufrió lesiones graves.

Cargo # III – Estricta Responsabilidad por el Defecto de Fabricación

El producto estaba defectuoso con respecto a su fabricación, lo que fue la causa directa e inmediata de las lesiones de Wanda Queen y de sus lesiones futuras y angustia emocional, dolor, sufrimiento, pérdida financiera y económica debida a los gastos médicos.

Cargo # IV – Ausencia de Advertencias

El producto estaba defectuoso por la falta de advertencias adecuadas y necesarias.

Cargo # V – Incumplimiento de Garantía Expresa

C.R. Bard le aseguró a los hospitales públicos y a los profesionales de la salud que el producto era seguro y razonablemente apto para los fines previstos. Debido a esta supuesta seguridad, tanto ella como su proveedor de atención médica eligieron el dispositivo médico. C.R. Bard violó estas garantías expresas porque el producto era excesivamente peligroso y defectuoso y el demandado falsificó su seguridad.

Cargo # VI – Incumplimiento de Garantía Implícita

Fue implícitamente garantizado que el producto era “comercial y apto para uso ordinario para el cual fue destinado.”

Cargo # VII –Pérdida de Consorcio

Greg Queen sufrió la pérdida del “Consorcio y compañerismo de la sociedad con su esposa de los servicios de afecto y apoyo.”

Cargo # VIII – Daños Punitivos

El demandado conocía los riesgos o debía haber sabido que el producto estaba defectuoso y presentaba un riesgo inaceptable para Wanda Queen. Los demandados conducen “una manifiesta indiferencia inconsciente a, y/o violación flagrante de, la seguridad de esas personas que previsiblemente han sido perjudicados por el producto, incluyendo al demandante Wanda Queen, justificando la imposición de los daños punitivos.” Ellos piden los costos de los honorarios de abogados, intereses o cualquier otra ayuda que sea razonable.

La selección de jurado comenzó esta mañana. (En el caso de Donna Cisson la semana pasada, tomó sólo la mañana para seleccionar seis miembros del jurado y dos suplentes.) Se espera que el caso de Wanda comience esta tarde.

Este segundo caso es uno de los cuatro en contra de C.R. Bard que dice que el fabricante conocía de los peligros de su defectuosa malla transvaginal Avaulta usada en la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos, y no advirtió a los médicos que realizaron esas cirugías. Hay nada menos que 28,000 casos consolidados en esta corte mencionando un total de seis fabricantes de productos de malla transvaginal.

El Dr. Anthony Visco es el Jefe de la Unidad de Uro ginecología en el Centro Médico Duke University y el Presidente de la Sociedad Americana de Uro ginecología (SAUG). La organización fue fundada en el año 1979 y se compone de 1,400 médicos y profesionales de la salud que atienden mujeres con desórdenes del suelo pélvico, específicamente el prolapso de órganos pélvicos (POP) y la contingencia urinaria (CU). Se espera que el Dr. Visco sea llamado como testigo en este caso.

También, se espera que sean llamados como testigos los médicos del implante, Dr. Elizabeth Barbee, Dr. Denniz Zelnoun, profesor asistente en la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill en el Departamento de Obstetricia & Ginecología y el ex comisionado de la ADA, David Kessler.

Reyes | Browne | Reilley actualmente está ayudando a cientos de víctimas de la malla transvaginal y victimas de vejiga ondular y a sus familias a recuperar daños por sus devastadoras complicaciones por la MT. Si usted o alguien que conoce sufrió lesiones por este producto, por favor llámenos para una consulta complementaria y confidencial. Usted no está bajo ninguna obligación de usar nuestros servicios. Llámenos hoy al 214-526-7900, o envíe el pequeño formulario de revisión que está a la derecha.

Contact Information