No tuve un accidente grave, pero el seguro que me había contratado el conductor no quería asumir la responsabilidad de nada. Ese mismo día encontré el bufete de abogados de Reyes Browne Reilly y me trató de inmediato por mis lesiones. Judy fue la mejor y respondió todas mis preguntas.