Toda la oficina legal se dedica a ayudar a sus clientes. Nunca me preocupé de cuál era el estado de mi acción legal. El abogado que me ayudó fue receptivo, compasivo y conocedor.