Después de mi accidente automovilístico, necesitaba ver a un quiropráctico. Reyes Brown Reilley me representó y pude negociar con las compañías de seguros para asegurarme de que no me atascara con la factura. Son amables y profesionales, y los recomendaría a cualquiera que busque representación legal.